Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 6,7 y 8 de octubre 2017, 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE. GRACIAS POR VISITARNOS.

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

lunes, 27 de febrero de 2017

Carnaval de y por Mario Torres



Carnaval de y por Mario Torres
Video del Café Literario del Jueves 23 de Febrero de 2012, en Quo Vadis Café, Sarmiento 341 (Al lado de Tribunales), Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue El Carnaval y coordino la velada Adrián Salagre Organiza Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento

domingo, 26 de febrero de 2017

Recuerdos de carnaval, Gabriela Bayarri





Recuerdos de carnaval, Gabriela Bayarri 
Video del Café Literario del Jueves 23 de Febrero de 2012, en Quo Vadis Café, Sarmiento 341 (Al lado de Tribunales), Villa Dolores, Capital de la Poesía, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Cuyo tema fue El Carnaval y coordino la velada Adrián Salagre Organiza Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento

viernes, 24 de febrero de 2017

Bajo hechizo, Teresa Gómez Atala



BAJO HECHIZO



En el ara del crepúsculo

un sol caído

se entrega a las sombras.

El viento sopla

 sobre el cuarzo herido

de las lomas.

Bajo hechizo

soy piedra desnuda

para el aire solitario

oblicuo haz de luz

entre los árboles,

llanto, en la hierba desolada

recodo azul del silencio.

Mañana

seré sólo polvo en el viento

que  busca

el aura de eternidad

de la montaña.

Teresa Gomez Atala



miércoles, 22 de febrero de 2017

Digo a Juana Koslay, Antonio Esteban Agüero



Digo a Juana Koslay





Capitanes vinieron del poniente

por horizontes de nevada piedra

más allá del Arauco hasta las rucas

donde los Huarpes aguzaban flechas,

o machacaban maíz en la conanas,

o pintaban sus ánforas de greda;

capitanes de yelmo y armadura

sobre caballos con la crin espesa,

que asentaban sus cascos españoles

en este suelo por la vez primera;

masculinos y duros, con la espada

sobre los muslos, y en la faz severa

cicatrices de herida o de malaria

y la fatiga de un millar de leguas.

Recorrieron llanuras donde el jume

les prestaba su luz en las hogueras,

y arenales de luna, y salitrales

donde la Vida se tomaba yerma,

y vadearon un Río en cuyas aguas

era la sed una amargura nueva.



Y una tarde los duros Capitanes,

consumidos de páramo y espera,

hacia el Este del sol y la calandria

vieron de pronto levantarse sierras.

"Aquí será" - dijo una voz de mando -

porque el aire es azul, el agua buena,

y la montaña nos ofrece amparo

si el indio quiere provocarnos guerra".

Y al sentir esa voz descabalgaron,

y tres veces ondearon las banderas.

El Capitán entonces con la espada

trazó en el aire una ciudad aérea,

dibujando la plaza y el ejido,

acá el cabildo, más allá la iglesia,

el fortín al llegar a las colinas,

allá los ranchos de la soldadesca.

Y al mirar una fuga de venados,

con ese nombre bautizó a las Sierras

y a la ausente Ciudad que dibujaba

con el acero de su espada nueva.



Y después silenciosos Michilingues

con su Jefe, Koslay, a la cabeza,

les trajeron la paz en el saludo

y las cosas y frutos de la tierra;

Y entretanto Koslay permanecía

rodeado por arqueros y doncellas,

la hija suya, una hija que tenía

suave los ojos y la cara fresca

y nocturnos cabellos que apretaba

una vincha de plumas como seda,

miraba sonriente y en los ojos

nido le hacia a la mirada tierna

de un soldado español en cuyo pecho

amor ardía en olorosa hoguera;

Gómez Isleño se llamaba, aquí

digo su nombre para que la tierra

no lo olvide jamás porque el soldado

se desposó con la muchacha aquella

y fundó la progenie cuya sangre

da a nuestra gente claridad morena.

Juana Koslay, Juana Koslay, ¡Oh, Madre!

Virgen dulce de Cuyo, Flor de América,

reverente me inclino y te saludo

porque tú fuiste la semilla nuestra

y nos diste color americano

centurias antes que la patria fuera.

Juana Koslay, Juana Koslay, ¡Oh, Madre!

nada guarda tu nombre, ni siquiera

plaza civil, o silenciosa calle,

o troquel de medalla o de moneda,

o fuente comunal o flor de bronce

en San Luis del Venado y de las Sierras.

Pero yo, tu hijo, tu memoria canto,

y hago del verso corazón de piedra

Juana Koslay, Juana Koslay, ¡Oh, Madre!

para que nunca en los puntanos muera.



Antonio Esteban Agüero

de "Un hombre dice a su pequeño país"

lunes, 20 de febrero de 2017

El enigma, Beatriz Tombeur



EL ENIGMA

El cuarto era pequeño. Mi cama estaba ubicada junto a la ventana, que se abría hacia el patio.-
Aquel espacio era mío, allí estudiaba, leía con fruición y soñaba despierta.-
Al llegar la noche, cuando el sueño me vencía, recurrentemente ,escuchaba un murmullo que me hundía en el miedo y buscaba refugio entre la almohada y las sábanas.-
Un hombre muy alto, un gran caballo de madera y una mujer totalmente canosa, que tenía una pierna enyesada hasta la rodilla, murmuraban bajo la ventana, sin que pudiera descifrar lo que decían.-
Si corría la cortina, notaba que me observaban, muy quietos y aterrada volvía a cerrar la celosía..-
Así la angustia me habitaba noche tras noche.-
Hubo veces en que el miedo, dejaba espacio a la duda, no sabía si soñaba o estaba despierta. ¡Todo era tan vívido!
Aquel grupo humano apoyado en el caballo gigante era un misterio, que no me atrevía a consultar con nadie.-
La oscuridad era cómplice de la escena; de día nunca los vi.
Siendo ya una jovencita, aquella visión nocturna se fue disipando.
Ya no me perseguía el enigma, lo llamo así, porque intenté descifrarlo hasta el cansancio.-
• Muy de tanto en tanto, reaparecía aquella imagen que atribulaba mi descanso.
• Cuando la literatura me atrapó definitivamente en mis estudios superiores, la profesora de Historia de Grecia, nos impuso la minuciosa lectura de las obras de Homero. Ya de pequeñita había leído las adaptaciones para niños de La Ilíada y La Odisea. Y mi imaginación no cesó nunca de volar y enredarme entre las figuras del escudo de Aquiles, o hacerme navegar en los mares de Odiseo y mirar la bella maldad de Circe, la diosa que lo hizo convertirse en cerdo…
• Llegada la adultez y con la interpretación madura, cierto día se hizo la luz en mi subconsciente y pude descifrar mi enigma secreto:
El caballo era el de Troya, ¡tanto me había impresionado leer a Homero y el famoso desembarco de los helenos! siendo niña; la mujer enyesada, era una vecina que me infundía pavor, porque anduvo con su pierna tiesa según yo, largo tiempo ¡Pobre mujer! Cuando la veía caminar por la vereda de mi casa, me encerraba.-
Y el hombre… ¡ah el hombre! Eso sí, que hasta hoy es un enigma…

BEATRIZ TOMBEUR

sábado, 18 de febrero de 2017

Llaves, Teresa Gómez Atala

Teresa Gomez Atala. Miguel Ortiz. Guillermo Mariani y Monica Fornés


 

LLAVES

Una tras otra
caen las llaves infinitas.
La noche
acentúa las sombras.
El pensamiento
alcanza
el vuelo y el aire.
En el exilio
ni siquiera se apega
al latido.
Nada se mueve
sólo el tiempo.

La soledad
está poblada
de voces y silencios.    

Teresa Gómez Atala