EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 6,7 y 8 de octubre 2017, 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


Mostrando las entradas con la etiqueta 52 Encuentro Internacional de Poetas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta 52 Encuentro Internacional de Poetas. Mostrar todas las entradas

El Pan de Cada Noche, Raúl Pignolino



El Pan de Cada Noche

Pretendo la respuesta
al vértigo sutil de la conciencia
Una piedra de sal para los cuerpos
La extensión del amor
Nada resiste el hambre de los viejos dolores
nada puede llorar entre las ruinas.


Raúl Pignolino

El abrazo, Carmen Iris de León

EL ABRAZO

No es mi brazo el que te ciñe,
sólo es suspiro denso
al envolver tu figura
como si fuera un sueño.
No es mi boca la que besa,
sino ese fuego lento
que se enciende como un rezo
y florece en cada encuentro.
Si te acarician las brisas,
allí estoy fresca y temprana:
rocío de madrugada,
vuelo de alas livianas,
dedos que tiemblan distancias
para encontrar en tu piel
el sabor de la nostalgia.
Quisiera ovillarte tibio
entre mis labios sedientos,
sentir que he recogido
en mi regazo…el viento


Carmen Iris de León

El latido de la copla, Gerardo Molina


El Latido de la Copla

Las coplas las lleva el viento
Pero queda su latido,
Son como la forma, el nido
Para un azul sentimiento.
Las coplas las lleva el viento
Pero queda su latido.
La forma es perecedera,
Puede el nido destruirse
Y hasta en polvo convertirse
Puesto que materia era.
La forma es perecedera
Puede el nido destruirse.
La copla puede que muera
Pero su latido no.
Es la esencia del tú-yo
Y del yo-tú, la quimera.
La copla puede que muera
Pero su latido no.
Ser poeta, lo aseguro,
Es un regalo de Dios
Porque atesora en su voz
Lo más noble y lo más puro.
Ser poeta, lo aseguro,
Es un regalo de Dios.
Porque en cantando el poeta
También el pueblo es quien canta
Y sus ideales levanta
Lo mismo que una piqueta.
Porque en cantando el poeta
También el pueblo es quien canta.
La copla que fue caricia
Puede volverse en espadas
Y levantar barricadas
Contra el mal y la injusticia.
La copla que fue caricia
Puede volverse en espadas.
Las coplas las lleva el viento
Pero queda su latido,
Son como la forma, el nido
Para un azul sentimiento
¡Las coplas las lleva el viento
Pero queda su latido!


Gerardo Molina

Arte poética, Jorge Luis Borges


Arte poética, Jorge Luis Borges

Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra carne es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
de los días del hombre y de sus años,
convertir el ultraje de los años
en una música, un rumor y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso
un triste oro, tal es la poesía
que es inmortal y pobre. La poesía
vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo

y es otro, como el río interminable.

Nocturno, Gerardo Molina

Gerardo Molina y Laura Vieyra
52º Encuentro Internacional de poetas en Villa Dolores: 10, 11,12 y 13 de octubre de 2013. Traslasierra, Córdoba, Argentina


Nocturno

Amor, en estas noches luminosas de estío
que cada estrella diga mi amor en tu ventana.
No habrá fulgor insomne que no sueñe contigo,
rezuma cada astro la pasión de mi alma.
De memoria tan fiel, tiene cada latido,
efímero y terreno, celeste resonancia;
deseos vagabundos y olvidados deliquios
el trémulo perfume guardado por mil arcas.
Y el beso, el primer beso fulge como un divino
rubí de luz que solo los Cielos constelara.
Amor, en estas noches luminosas de estío
que cada estrella diga mi amor en tu ventana.
La estelar armonía: siderales caminos,
mundos etincelantes, miríadas fantásticas,
son suspiros y quejas y sueños infinitos
y voces febricientes apenas pronunciadas.
Porque atesora el cosmos como un inmenso espíritu
las gigantes y ardientes tempestades del alma,
amor, en estas noches luminosas de estío
que cada estrella diga mi amor en tu ventana.


Gerardo Molina

Edades, Sandra Raquel Barrera Andrada


Edades

Y uno va sintiendo que se caen las hojas de los árboles
que maduran ciruelas en el patio del fondo
que los enojos pueden llegar a ser más largos
y la vigilia un arte.
Uno va extrañando perdones repentinos,
porque ya no peca como antes,
porque sabe,
y se caen las hojas,
y la mirada se fija en un punto lejano.
Uno va exiliando el paso inadvertido,
las sorpresas, el ritmo de bocinas,
la risa prolongada…
Y
aparece el cuerpo desnudo de retoños
y se levanta enhiesto el tronco solo,
y se convierte en duda
en admiración, asombro…
y se intenta de nuevo,
y siempre más,
otro modo sereno de la vida.


Sandra Raquel Barrera Andrada

IV, Sandra Raquel Barrera Andrada



l V

Una vocal me falta
ha quedado huérfana en algún camino
resta esperar que vuele hasta mi mano...
recuperarla podría ser suicidio.


Sandra Raquel Barrera Andrada

Johnny Barbieri, Johnny Barbieri



V

Mi mujer se llama María, se llama luna, se llama siega en el campo
al atardecer.
Se llama lluvia en el terral baldío, flama de leña que cuece los adobes,
río que serpea hacia las torrentes aguas del amazonas. Se llama roble roto,
roca ígnea, nido de colmillos de caimanes.
Mi mujer se llama María, se llama sol, se llama pared de granito que acaba
de caer.
Se llama golondrina, se llama cántaro de agua, agua de garúa, tromba de enero, granizo de la Patagonia. Se llama polen, mariposa iridiscente,
manos arqueadas por los años.
Mi mujer se llama María, se llama mar, se llama tormenta mar adentro,
cardúmenes coleteando en la playa, barca encallada en la arena, albatros
volando en un vuelo eterno.
Se llama crisálida, niebla densa, arroyo recién nacido, eco que repiquetea
en la montaña, luz chispeante, recodo hecho con mis manos.
Mi mujer se llama María, se llama tierra, se llama volcán, se llama América
donde se inicia el orbe, fosa bajo el nevado, pastizal que siempre retoña, ubre para el nacido.
Se llama cantera pulida, manto paracas, fruto que brota de la tierra, hoja de coca chacchada. Se llama puna, andenería, serpiente tallada en la piedra,
helada que estremece en el altiplano.
Mi mujer se llama María, se llama luna, se llama sol, se llama mar, se llama tierra, se llama América que crece y se ramifica al mundo.

 Johnny Barbieri (Peru)


Es domingo y te espero, Susana Lobo Mayorga


Es domingo y te espero

El domingo se estira en espera
sabe a espuma menta y  yerba buena
mientra abro un aroma de nostalgia.

Las maletas  guardan amores de  novela
y esa tarjeta  navideña  que nunca supo de  amargas  despedidas
Como entonces, las prendas se acurrucan en recuerdos
aguardando  otro domingo

Debo cargar en la semana...
con la mitad de lo que puedo
Sin duda
llevaré siempre los abrazos  más queridos

Otra vez deberé  calentar  el agua para el mate

Susana Lobo Mayorga

Mis manos, Cristina Duje



Mis manos
rocío en tu rostro
eternizan felicidad.
Tu boca
sabor a sal
recorre mi alma
mi cuerpo
hasta el amanecer
que llega
demasiado pronto
y se va.
Mi mirada
se pierde tras de ti.
hasta no se dónde
hasta no se cuando.


 Cristina Duje

Encuentro, Raúl Pignolino

Inés López, Lili Nardi, Isabel Nieto Grando, Mónica Fornés, Susana Lobo Mayorga, Lucía Quiroga, Cristina Duje y Raúl Pignolino en Las Tapias, Traslasierra, Córdoba, Argentina %2 Encuentro Internacional de Poetas

Encuentro

Para lavar el aire de abandonos
junto a las manos viejas del camino,
para nombrar el orden de las rosas
en el alba vencida por los siglos;
vino a nacer tu nombre de muchacha
con perfume de pan recién parido.
             
En el erial de mi canción gastada
se detuvo en palomas tu vestido
y fue la casa de tu antigua sombra
el sitio permanente de los nidos,
el lugar de la paz y las antorchas,
junto a las manos viejas del camino.


Raúl Pignolino, Cap. Federal, Argentina

Lo que no dije, Raúl Pignolino

                        


Lo que no dije

Lo que no dije,
ese viejo silencio
con el que suelo postergar la vida
la incierta cobardía
que mantiene mis pájaros atados.
Los minutos llorados detrás del miedo.
Lo que no dije
debí haberlo callado
tan prudentemente
que las palabras ya me abandonaron.


Raúl Pignolino. De su libro: Los Desamados.

Viajes, Beatriz Tombeur



VIAJES

La tarde se estira
entre el silencio y el agua.
Reina una soledad parecida a la nada.
En el jardín,
Sólo está vivo un laurel…
Llevo los párpados bordados
Con sal antigua.

Debes partir…
Quiero viajar contigo sobre
tu cuerpo blanco.
Navegar por tu sangre, beber tu bajamar, remontar tu vuelo.

Duelen los silencios,
las respuestas muertas,
el viaje sin vuelta y
la soledad de mis andenes.
El humo que no regresará
Jamás!
  

Beatriz Tombeur

Y ahora las palabras, Raúl Pignolino


Y AHORA LAS PALABRAS

Y ahora las palabras
reconocen la herida de mi gesto,
esconden su plumaje de antorcha
Y me delatan,
me acorralan y sueñan
Con no sé qué tibieza de otro mundo
Con no sé que destello de otros ojos.


Raúl Pignolino

Coplas al amigo, Gerardo Molina



Gerardo Molina y Pablo Barattini en Villa Dolores


Es el amigo sincero
una sin igual fortuna
porque la amistad es una
y hay que darse en ella entero.
Es el amigo sincero
una sin igual fortuna.

El corazón que no olvida
es de oro y es de miel
igual que una estrella fiel
para alumbrarnos la vida.
El corazón que no olvida
es de oro y es de miel.

Gerardo Molina

( "Coplas")

Surges, José Adrián Salagre (Zahir)


Surges
así, cotidiana,
mitad piel
mitad verbo.

Surges
así, huella, reloj,
marcando el tiempo que anido,
en el sur de tus curvas.

Surges
anhelo, delirio,
en el inquieto delinear
de mis manos.

Surges
así, inesperada
en mis sueños,
esperando encontrarte
pegada,
a mis deseos.  


 José Adrián Salagre (Zahir)

Ella mira la noche, Marta Brignolo



Ella mira la noche,
vacía de vida
opaca el vientre que
la dió a luz.
No hay pétalos en su rostro,
imagen hostil de niña desvelada.



Marta Brignolo

Asombros, Rosa Arias Naranjo

Asombros

Detrás de los arabescos
de la lámpara
se agazapa
una marea de asombros;
el aliento de una guitarra
se une al ritual;
testigos del sol
y del rocío,
todo nos redime.


Rosa Arias Naranjo

Valparaiso, Gerardo Molina (Uruguay)



Gerardo Molina en San Javier, Traslasierra, Córdoba, Argentina
52º Encuentro Internacional de Poetas “Oscar Guiñazú Álvarez” Villa Dolores- Capital de la Poesía, Las Tapias, Villa de las Rosas, San Javier, Traslasierra, Córdoba, Argentina. 10, 11,12 y 13 de Octubre de 2013

Valparaíso

Al mar. Al viento.
Bajo un cielo estival
dije mis versos.
En tu mar, Valparaíso,
dije mis versos.
Estampa de colores
vivos de sol y vida
la ciudad a lo lejos.
Valparaíso latía con los vates de América
que escribían sus cantos
en el sol, en la brisa, en el aire, en el cielo.
Tu mar, Valparaíso,
es un gigante bueno.
A veces, sin embargo, lo enfurece
la maldad de los hombres
y azota sin piedad
tus costas y tus cerros.
Pero vuelve a su paz, a sus remansos
porque no deja nunca de ser bueno.
Tu mar, Valparaíso,
es un gigante bueno.
Iván me contó tus historias dormidas (1)
y supe que Rubén recalara en tu puerto. (2)
Desde todos los rumbos
el habitante vino,
dibujó con su aliento
tus formas imposibles,
tu ser para los sueños.
¿Desde qué olvidados, lueñes pueblos
llegó para quedarse?
Y acendró tu arquitectura de soles el invierno.
Pero tu espíritu, ¡ah! pero tu espíritu
hay que asirlo en silencio
una noche de estrellas
y beberte, y beberlo
como un vino de siglos,
ensoñando, sintiendo
que es imposible irse
y que acaso me quedo
en tu mar, en tu sol,
en la sal y en los versos
que en tinta de mi alma
¡yo te escribo... en el viento!

Gerardo Molina (Uruguay)

1-Iván Aarón, novelista chileno contemporáneo.
2-Rubén Darío, poeta nicaraguense (1867-1916).

Otoñal, Raúl Pignolino



OTOÑAL



Breve sol del otoño

Fugacidad de luz y de tibieza

Insinuación de vaguedad extrema

Bandera de nostalgia

Se tiende a hablar de hojas amarillas

Olvidando las otras soledades

Como si un árbol

Pudiera por sí mismo

Encarnar el completo desamparo

Permanecer solemnes como estacas

Ante la desazón del horizonte

Mirándonos la infancia de reojo

En un rincón de las eternidades

Digo que en el otoño casi todos

Tenemos corazón de anciana triste.





Raúl Pignolino

Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri