EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE DESDE HACE 10 AÑOS. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural, 10 años en la web. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 11, 12, 13 Y 14 de Octubre 2018, 57° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


Mostrando las entradas con la etiqueta Isabel Nieto Grando. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Isabel Nieto Grando. Mostrar todas las entradas

Me niego, Isabel Nieto Grando


Me niego



Me niego a que las penas atraviesen mi patio,

llovizne los jardines donde se posa el sol.

Que busquen otro sitio, no vuelvan al camino

yo seguiré sembrando mi mundo de ilusión.

Me niego a que las penas se enreden en los brazos

de aquellos niños tristes mendigos del amor.

La ancianidad me duele, suplica su mirada

caminan delirando, en busca de un rincón.

Me niego a que las penas aniden en mi alma,

que brote la alegría apagando el dolor.

Yo quiero un mundo libre de paz y de sosiego.

No quiero que haya penas donde camina Dios.



Isabel  Nieto Grando

Patria, Isabel Nieto Grando

Patria

Hace mucho que visto de tu cielo.
Con tus verdes me siento renovada.
Duele el dolor de tus heridas
duele que de ti nos olvidemos.
Porqué viertes tus lágrimas calladas
porqué esconde tu faz entristecida.
El hombre sin sabor vive la vida
camina con el alma arrodillada.
Hay huellas de sangre que redimen
ese largo camino de la historia
y sueños demorados que persiguen
alcanzar los laureles de tu gloria.
Juntemos las voces y las manos
luchemos por la paz y por la espiga.
Un bello amanecer con soles nuevos
el grito soberano de Malvinas.
Espumas, caracolas en los mares
en la grupa del viento, la bandera
ostenta su colore el gorro frigio
el himno nacional, la escarapela.
Un pueblo de pie que alarga el grito.
La gesta de mayo se renueva.
Patria es el amor, patria la vida.
Libertad, juventud con alas nuevas.

ISABEL NIETO GRANDO

Llueve, Isabel Nieto Grando




Llueve en la ciudad,
con la serenidad de un pájaro
que perdió el rumbo
y se queda en el árbol
hasta el amanecer.
Llueve mojándonos a todos.

Isabel Nieto Grando


Navegantes, Isabel Nieto Grando

Navegantes

Con sonrisa de paz van los marinos
desafiando las gigantescas olas
y cantan su dolor, rezan sus miedos
por la patria de todos, por su historia.

Sin burbujas ni antorchas encendidas
en su quietud el mar lame la espuma
indiferente guarda en sus entrañas
secreto misterioso de las brumas.

Enredado entre las algas más profundas
hay un cofre agrisado, detenido.
Marineros prisioneros de la noche
corazones sin luz y sin latidos.

La bandera perdida bajo el agua.
Náufragos en el mar descolorido
¿Donde están, los navegantes que partieron?
En el fondo del mar, están dormidos.


Isabel Nieto Grando

Tu No Estabas, Isabel Nieto Grando


Tu No Estabas.

Te busqué señor en el santuario
donde brota el silencio sin testigos.
Tú no estabas allí, dejé mi rezo
mis lágrimas mezclé con el rocío.
Con hondo clamor, a la distancia
vi huellas ondulantes en el camino.
Mis pasos no lograron alcanzarte
me pesaba la cruz, me hice mendigo.
Te busqué entre los niños sin infancia
vientre opresos que gestaron hijos.
Al barro arrastraron sus pudores
el hombre del poder, con su egoísmo.
Mi pecado Señor, la indiferencia.
Cuando sólo me postraba de rodilla
y mis manos quietas no calmaban
la sed, del hermano que moría
Tú no estabas allí en el santuario
donde sólo recité palabras frías.
Yo no sé si tú puedes perdonarme
por ser tan infiel a tu doctrina.
Caminaba vencida, delirante
una voz que mi nombre repetía
las heridas del mundo me rozaban
y unos ojos que no reconocía

Era cristo en el rostro del anciano
y ví como lloraban sus pupilas.

ISABEL NIETO GRANDO


La palabra, Isabel Nieto Grando



La palabra enmudeció por un momento.
Hay revuelo de átomos azules
un poema en lo alto se diluye
hasta alcanzar la luz que no se apaga.

Isabel Nieto Grando

Ausencia, Isabel Nieto Grando



Ausencia



Y soltaste mi mano, justo ahora

cuando las golondrinas ya partieron.

Agitaron sus alas y se fueron

sobre el celaje gris que se evapora.



Ensamblados los vuelos con la aurora

por ese mar azul, se confundieron.

Mis ojos anegados no pudieron

llegar al paraíso que atesoras.



Mi latido te llama en el desvelo

Llovizna el corazón, viste de duelo.

Tu ausencia que dejó mi alma sin vida.



Volverán las viajeras con su estío.

La soledad me envuelve con su frío.

Porque el sol se trizó con tu partida.



Isabel Nieto Grando

Llueve, Beatriz Tombeur

Beatriz Tombeur e Isabel Nieto Grando


Llueve.
Ruedan las gotas por el techo.
Silenciosas, lentas, limpian el aire y el alma.
La mañana húmeda disimula la otra lluvia...


Beatriz Tombeur

Mi Madre Gringa, Isabel Nieto Grando



Mi Madre Gringa

Al canto del gallo, despierta mi madre.
Sobre leños frío enciende la hoguera.
Barre grandes patios, riega los jardines
y llena los cántaros bajo la morera.
Sus puños se pierden, formando los panes
desborda la harina sobre la batea
un manjar divino que Dios nos regala.
Horno enrojecido por la chimenea.
Comienza el ordeñe, el balde espumoso
con leche sabrosa, los panes dorados.
Mi madre hacendosa prepara la mesa
junto a la familia, despiertan los campos.
Yuyos olorosos, aroman el mate
humean las tazas con leche y café.
Dulces alimentos hicieron sus manos
sonríe dichosa, cada amanecer.
Mi madre la gringa, a veces tan criolla
venció la pobreza solo con amor.
Única en el mundo, para mis desvelos.
Con tu nombre madre canto mi oración.

Isabel Nieto Grando

Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri