EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 6,7 y 8 de octubre 2017, 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


Búsqueda, Carlos Bogossian


BÚSQUEDA

Cuando la felicidad parece estar
del otro lado de un puente
que intentamos cruzar mañana tras mañana
y cada cruce supone un paseo imposible,
un intrincado laberinto
donde la entrada es ilusoria,
y a cada paso mas distante
o quizás
el otro lado
no

existe.

BOGOS CARLOS BOGOSSIAN

Guadal, Ricardo Di Mario




Guadal

“Guadal es una palabra que aprendí en el campo, específicamente en la región de traslasierra del oeste cordobés. La palabra refiere a los colchones de tierra y arena que se forman en los caminos no pavimentados, poco transitados casi desérticos. Los guadales son un obstáculo peligroso para los vehículos, los conductores desprevenidos pueden caer en ellos y correr el riesgo de perder el control del automóvil en caso de circular a alta velocidad o bien empantanarse sobre esta alfombra de arena sin posibilidad de avanzar ni retroceder. Los lugareños, haciendo alarde de su capacidad de exageración, le atribuyen a éste fenómeno natural, responsabilidad en los accidentes y me atrevería a decir que hasta me ha parecido que se le guarda cierto temor no racional y que esconde parte de las supersticiones rurales asociadas al desierto, a la siesta, a lo mágico y a lo diabólico.
Sin embargo la palabra guadal, en su significado material me remite a la vida en la ciudad, es decir a los empantanamientos de la vida urbana y diría de la vida donde hay poco aire y mucha gente. Los lugares donde es imposible transitar por la cantidad de personas y vehículos.
Pero hay otros guadales que son impedimentos o trabas o problemas en los que queda atrapado el comportamiento individual, frente a las relaciones interpersonales, a la vida familiar, frente a las relaciones afectivas en general. Si mi razonamiento es coherente los guadales son trampas, que construimos inconcientemente, en los que es posible quedar inmovilizado, inerme. Sin fuerzas, rendido.
Esta carga psicológica que le atribuyo a la concepción citadina de la misma palabra, tiene a su vez, en esta interpretación, una superstición diferente pero una superstición al fin. Una construcción colectiva, aceptada culturalmente.”

Guadal tus ojos invitándome.
tus silencios que me impiden avanzar,
tus caricias que me atrapan,
tus palabras que me ilusionan,
tus sueños que me incluyen.

Guadal tus manos inventándome.
tus temores que me frenan,
tus deseos contenidos
tu cuerpo bien amado.

Guadal tus alas atrapándome
tu vuelo bajo, sobre el camino,
tu perfume que me embriaga.

Guadal tu vientre partiéndome
tus piernas que me abrazan.

Guadal tus temores despidiéndome.

Guadal mis cascos se empantanan,
ruedas en el barro.
Exangües.


Ricardo Di Mario



Los bárbaros, Ricardo Di Mario

Los bárbaros


La dalia roja, este año
de azul raspada
tiende a girar cada tarde
como un pensamiento retórico
sobre el tallo doblado.
Joaquin Giannuzzi


Lo que más me molesta es saber que se abrirán manos,
orejas,
lenguas,
orificios.
Y se abrirán ojos ante el paso devastador inexorable de los bárbaros.
Pero ¿Quiénes son los bárbaros?
¿Los cadáveres que no han muerto todavía (y ya me duelen)?

Ni el gélido frigorífico  contratado, para vivos!
Ni las escuelas, me molestan, abarrotadas de bolsas negras.

Lo que más me aturde es el silencio del océano. ¿Podrá
tragarse  la bronca?

El mar puede tragarse la
poesía Storni,
el oro Inca,
la pasión Moreno,
¿Pero, la bronca?

Lo que más me molesta es saber que se abrirán manos,
orejas,
lenguas,
orificios.
Y se abrirán ojos ante el paso devastador inexorable de los bárbaros.
Pero ¿Quiénes son los bárbaros?


Ricardo Di Mario

La tristeza es... Ricardo Di Mario



La tristeza es...



La tristeza es una estátua,
en el fondo de un jardín
de una casa abandonada.
La hojas la cubren
(muestra la soledad que contiene).

Podrían suicidarse las palabras,
al observarla.
Podrían,
reemplazar la frialdad del mundo,
por su tibieza (en un instante).

Me dirán como es la muerte,
y sonreiré al recordarla.

Quisiera avanzar (hasta tocarla),
y sentir la suavidad de sus poros blanquecinos.
Pero se ahogan mis pasos en un mar de hojas,

y no llego hasta ella, ni hasta mí.

¿Qué mano milagrosa, despiadada, le ha dado la vida para quitársla?


Ricardo Di Mario


Rito, Lucia Nelly Vergara

Ritos

Entramos a escena motivados.
Las palabras se alborotan inquietas,
descorren telones estructurados,
y se ordenan discretas.

Como en un ritual ya ensayado,
lo trascendente cobra significado.
Estamos vivos, involucrados.
Somos parte fundamental,
cada uno con su huella esencial.-


Lucia Nelly Vergara. Córdoba, 25 de setiembre de 2013.

En una tibia noche que huele a primavera

Hugo Herrero y Beatriz Tombeur

En una tibia noche que huele a primavera
juntos por el camino de piedra
deslizamos nuestras sombras.
La luna azulina resbala entre las hojas
y vanidosa pasea por la cerca.
Tus sueños y los míos,
desnudos se besan
entre los azahares de la noche blanca.
El alma sedienta, de amores se abrasa
y en tú fuente calma la sed que la apremia.

Suzuki Beatriz Tombeur

.

Sueños, Lucía Vergara



Sueños

Dibújame sueños
en esta mañana pura,
y yo saldré a atraparlo
con mi alma desnuda.

Los asiré a mi cuerpo,
los amarraré a mis ojos,
los moldearé en mi mente.
Desaparecerán los despojos.

Les fabricaré una cuna,
los hamacará un sol luminoso,
los plateará la luna,
y el rocío los mojará copioso.

Dibújame sueños,
yo me vestiré de rojo.


Lucia Nelly Vergara. Cba, 11 de setiembre de 2013.

Olvido, Lucía Vergara

OLVIDO

Prófugo errante,
de mirada perdida,
donde los recuerdos,
no encuentran guarida.

Fugitivo en exilio,
de alma fría,
donde las evocaciones,
no hallan auxilio.

El amor te busca,
con lazos de estrellas.
Quiere atraparte,
para aniquilarte.

Lucía Vergara

Córdoba., 19 de setiembre de 2013.

A Monik, Carmen de León

A Monik
(a Mónica Fornés)

Aire dulce en tiempo de cosechas
peina los trigales cuando sueña,
y de espigas doradas es la dueña
con rumores de besos y de endechas.

Una llama de amor y de ternura
ilumina en los ojos verde fuego,
y es la mirada, que acaricia luego
viejas heridas de la vida dura.

Las cascadas de risa, son frescura,
y la palabra, es pausa en el destino,
una mano que aparta con dulzura
las espinas y roces del camino

 Carmen de León



Mónica Fornés

Lita, Carmen de León

LITA

(A Lita Cáceres de López)

Entre mejillas de rosa
juega un beso.
Labios de mariposa,
dulce esposa.
Eres luz maravillosa
que despierta voces en la casa,
como colibrí que jamás se posa,
y mueve todo el jardín
en un solo vuelo.
Tierna compañera,
los aires renuevas
suspiro de primavera.

Carmen de León
                                              


Lita Cáceres de López y Rafael Horacio López

Tere azul, Carmen Iris de Leon

TERE AZUL

(a Teresa Gómez de Atala)


Mirada dulce y tierna,
enigmático gesto de Gioconda.
Ríe en ella el alba como ala de paloma.
Ya es niña, ya es madre,
es joya valiosa,
fusión de dos razas,
y del verso, esposa.

Vuela entre los cerezos
que te regala setiembre en alas de mariposa.
Vibra en los rayos del sol que asoma
como el arpa mágica del octubre medio
y siembra esa luz prodigiosa
que nimba tu cuerpo:
la de la estrella mayor,
la del ángel y la rosa.

Carmen Iris de Leon



 Teresa Gómez Atala

Isa, Carmen de Leon

ISA
(a Isabel Nieto Grando)

Piedad golpeó la puerta
e iluminó la vida con Esperanza.
El verbo le dio alas
de suave paloma blanca
y un ruiseñor legendario
llenó de canciones su alma.
La vio pasar blanca luna
silenciosa, enamorada....
Cuando recogía rocío, temprano,
de madrugada…..
el sol se enredó en su pelo
al asomarse en la montaña
alboreando las tareas,

las primeras de la casa.

Carmen de Leon



Isabel Nieto Grando

Identidad de cántaro, Teresa Gómez Atala

IDENTIDAD DE CÁNTARO

En el cántaro de la galería
abrevaba su sed el viento.
La abuela  traía desde la vertiente
vasijas cargadas
de agua con sabor a menta,
brisas y pájaros,
cielos con nubes errantes
para guardar en el cántaro
Pero el viento
tenía sed de caminos   
y ella se fue una tarde de enero.
Yo, que soy aire que busca la altura
me quedé juntando
ausencias, distancias y palabras
para guardar en el cántaro.

En horas  que la  soledad acosa
me gusta sumergirme
en las profundidades del tiempo,
allí donde  moran las cosas que se aman.
Cuando regrese el viento
 y tenga que irme
me pregunto
quién heredará

la identidad de cántaro .  

Teresa Gómez Atala 

Canción de abril, Ricardo Di Mario



Canción de abril

Canción de abril,
¿No vez que cayó la noche hasta la serranía profunda de tus ojos?
¿Acaso este ruido no da razones al silencio como una forma de oír la vida?

Quiero que le grites al calor de las raíces puestas aquí,
en las hojas azules de tu ave presurosa  ¿de amor?

(así a la pared más sur de tu montaña)
Húmeda de mejilla, tu invitación.

De invitación a volar.
Amiga de mis manos.

¿Qué coral te atravesó sin luz,
se aprovechó de ti, de tu Son
y sin latir llegó a un final de iceberg?

No hay caminos, ni canción de abril,
hay que hacerlos viviendo mientras crepita
en otro lado el mundo, para
resolver mi perplejidad.
Mi vacilación  de vos.


Ricardo Di Mario

Cala, Ricardo Di Mario

Cala


Pancarta que sostiene el viento,
pétalos que vuelan entre dos caras.
Erecta, alusión a la vergüenza.
Pálidas de asombro,
de blandas porcelanas.
Ménage à trois  de la naturaleza,
se mesen y se incrustan brutalmente,
silenciosas y suaves, se prenden, se sueltan.

Desprenden maliciosas miradas amarillas,
desesperanzas de amor y desamor inundan. 
Barrancos que aturden  ríos, sueñan.

Canción que nunca tal vez se escriba.

Borbotón de arranques y de manos,
de besos que se agrupan en mi tallo
(verde y prematuro).

Pancarta que sostiene el viento.
Majestuosa alegoría de dos palmas,
como leches, puras.
Sangre colorada de caras pálidas y claras.

Esta la noche, por la ausencia de sus glorias, abierta,
como flor de cementerio y de jardines amplios.
Me vienen a decir que es un escándalo su amor de tan libre desparpajo.
Es un estruendo, una maullada de sufrimiento y de belleza.
Risas, muchas risas de las plantas que no entienden nada. Atónitas.

Alusión a la vergüenza,
pálidas de asombro,
y de blandas porcelanas.
Ménage à trois  de la naturaleza.
Se mesen y se incrustan brutalmente,
silenciosas y suaves parece que se prenden y se sueltan.



 Ricardo Di Mario

Alzarse hacia la libertad, Ricardo Di Mario


Alzarse hacia la libertad



Alzarse hacia la libertad
alzarse libres  a la claridad  de la luna de pocos
alzarse en medio de la tempestad
y del sueño del hambre de muchos
alzarse solidario
(hablo del odio solidario)
alzarse con la muerte en las uñas
y la vida en la frente
en convoyes de gentes
suaves liebres de hojalata
alzarse libres
aun con las patas atadas a carros ajenos
a sueños de otros
con la libertad en las manos
cuando la sangre no es savia de nadie
y los saberes no sirven
y los sabores no llegan
alzarse así libres
pienso en tus cabellos atados a la cima
que me dejan la nuca tuya para mí,

desnuda.

Ricardo Di Mario

Soneto de la desilusión, Oscar Guiñazú Álvarez



SONETO DE LA DESILUSIÓN

Orquesta de cristal de la mañana
entre las verdes ramas del follaje;
el sol que asoma fabricó un encaje
en el lejano azul de filigrana.

El soñado rumor de una fontana
puso un sonoro arpegio en el paisaje;
los dorados ribetes del celaje
me hicieron ver su luz por la ventana.

Dejo el lecho caliente. Y hasta afuera
me dirijo a beber la mañanera
conjunción de perfumes y de notas.

Y pese a que estoy lleno de optimismo
me encuentro con que adentro de mi mismo
están las cuerdas de mi lira rotas.


Oscar Guiñazú Álvarez

¡Silencio!, Oscar Guiñazú Álvarez



}¡SILENCIO!

¡Chitón! Callen las fuentes cantarinas _
que entre los riscos se deslizan tenues;
callen las hojas sus rumores secos...
           ¡Silencio...! que ella duerme.

No vibren más las arpas de los pájaros
que en la quietud del campo arborescente
como un salmo, se cuelan por las ramas...
           ¡Silencio...! que ella duerme.

Enmudezca la lira del poeta
y absorba la quietud todos los seres...
¿No la veis en el fondo del recuerdo?
¡Silencio...! que ella duerme.


Oscar Guiñazú Álvarez

Latido, Rosa Arias

Latido

         Tengo aquí
sobre la mano
          mi latido,
que aguarda,
          que gime,
                 que te grita
esperando desprender
           con su redoble,
la corteza que te sofoca,
que recubre (ahora lo sé)
                    tu desolado corazón.


Rosa Arias

Epílogo del poder hacer, Rafael Horacio López


 Epílogo del poder hacer

Lo que pueden hacer mis palabras:
Extender la emoción de los mensajes
En columnas verdes, tendida por los pájaros,
Tejida por los niños.
Descifrar la emoción de las raíces'
Palpar la libertad perdida
En las partes sensibles de la tierra
Donde los astros y los hombres
Inventan discusiones inútiles,
Inventar nubes para los campos
Que en silencio duermen, esperan,
Contemplan, y se acicalan en noches como piedra
Descifrar la emoción de los que vuelven
Sus pasos hacia lugares anteriores,
Y sueñan con los antiguos momentos
Y se imaginan resucitando
Figuras queridas transformando el corazón
De las espigas en el pan con la inmensidad
De los humildes nidos.
La libertad de un niño corriendo
Tras los vientos que alguna vez
Se volvieron barriletes.
Tejer con la respiración acelerada
Algún trompo olvidado en la memoria.
Llegar a la salvación del hombre y sus cosas
Al poder que ostentan las operaciones necesarias
En las oscuras piedras
Por el canal de las sanaciones.
Cambiar un mundo violento
Por una tajada de cielo para el hombre.
Mirar hacia adentro verdaderamente cuerd0.
Invitar al viaje hacia el interior de cada uno
En actitud de oración, liviano, fácil,
Permitir el acceso al idioma de todos
Volviendo al comienzo de las cosas
Retomar el camino del pan, el camino de todos
En la piedra, en el árbol, para llegar finalmente
Al patio celeste del anciano
Que comparte su humildad con todos.
Lo que no pueden hacer mis palabras
Me sumerge en la lentitud de la miel
Cayendo hacia el paisaje,
Me vuelve niño sentado,
Sentado en un signo de preguntas:
¿Adonde irán las palabras
Que se quedan en el tintero?
¿No podrán retomar
El camino de la poesía
Para llegar ala salvación
Como una invitación al viaje?
¿No llegarán al hombre, al niño, al anciano
Como una liberación obligada y bella?
A veces pienso que un viejo piolín
No puede hacer girar a la madera
Ni alcanzar a la sombra de un ángel.
Entonces me quedo en mi astilla de sol
Y de sal
En los límites de mi cordura.

Yo que estoy en el límite del poder hacer
No me gusta que mi espalda
Esté deshabitada
Y cargo mis palabras y las hojas que me saludan
Como buscando el olvido que no encuentran.
Hojas arrugadas, amarillas,
Palabras que me indican los pasos y las cosas
Que me hacen sentir
Obrero en el durazno
Y en la redonda sencillez de un loro,
En los límites pequeños
De mi extensa emoción de mensajero.



Rafael Horacio López

Cuatro elementos, Carmen Iris De Leon



CUATRO ELEMENTOS

Soy tierra y el aire me llama.
Soy fuego y el agua me calma.
Sueño con sus lejanías,
los escondidos remansos
y ese eterno renacer de nube
sabedora de distancias;
con su gorgotear de vertiente
floreciendo, permanente, en la montaña.

Soy tierra y el aire me llama,
busco al viento escondido
en el fondo de quebradas,
y robo aromas bajo las piedras
rebotando ecos en la mañana.

Soy tierra y fuego
en el fondo de mi alma
Soy agua y cielo
en la plenitud de alas.


Carmen Iris De Leon 

Temblores, Carmen Iris De Leon



TEMBLORES

Siento el verso, húmedo en la piel.
desprenderse perezoso de mi frente.
Aflorar de agua en la vertiente
que resbala, ausente, por la mejilla,
en busca afanosa de los espacios transparentes.
para saciarse de vuelos
cielos y lejanías.
El es la miel
de mis doradas colmenas.
esencia de la vida, cofre de recuerdos,
aroma de lo oculto
en el alma,
y sus misterios.
Hay temblores viscerales
cabalgando el pensamiento.
-Vuela mariposa sin tiempo,
ve en busca de la esperanza.


Carmen Iris De Leon 

Los niños de siria, Lucía Vergara

Los niños de siria
elevan sus almitas desgarradas,
claman su abiertos pechos,
Y a cada hombre le preguntan:
¿dónde están nuestros derechos?

Miran azorados los despojos,
cuentan sus labios el oprobio,
y a cada segundo se preguntan:
¿cuándo terminará tanto odio?

Caminan hacia rumbos inciertos,
pisan y palpan el fuego,
y a cada hombre le preguntan:
¿para qué nos quieren muertos?

Trazan dibujos en la arena,
elevan sus manitos solitarias,
y a cada minuto se preguntan:
¿por qué tanta condena?

Alzan sus vocecitas con ansias,
cantan su dolor entristecidos,
y a cada hombre le preguntan:
¿quién nos devolverá la infancia?


Lucía Vergara

Córdoba, 4 de setiembre de 2013.

Lectura en Córdoba Capital

Grupo Literario TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO en la FERIA DEL LIBRO CÓRDOBA.2013
AMIGOS QUE DISFRUTAN LA PALABRA POÉTICA, LOS INVITAMOS A COMPAÑARNOS EL SÁBADO 7 DE SEPTIEMBRE, EN LA SALA 2 ,BIBLIOTECA CAPDEVILA DEL CABILDO DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA , EN EL MARCO DE LA FERIA DEL LIBRO 2013 . 
A las 17hs:
Presentamos el libro Guadal y otros fantasmas del escritor Ricardo Di Mario, a cargo de la Lic. Celia Inés López , Presidente de la entidad Tardes…
A las 18 hs:
Versos con aroma a poleo, miembros del grupo literario compartirán con el público presente una lectura de sus producciones poéticas.
LOS ESPERAMOS, COMO DESDE HACE 55 AÑOS…

EN POESÍA Y AMISTAD

Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri