EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE DESDE HACE 10 AÑOS. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural, 10 años en la web. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 12, 13 Y 14 de Octubre 2018, 57° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


Mostrando las entradas con la etiqueta 56º Encuentro Internacional de Poetas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta 56º Encuentro Internacional de Poetas. Mostrar todas las entradas

Fue de noche, José Adrián Salagre

Fué de noche...
cuando descubrí
la ubicación
de cada uno
de sus lunares,
formando...
una constelación
de estrellas,
sobre su cuerpo.
Que mis...
aventureras manos...
descifraron
centímetro a centímetro,
hasta volverme...
astronauta,
orbitando descontrolado,
entre...
los rincones
inexplorados,
de sus universos...
más íntimos.





José Adrián Salagre

  Zahir®2018

Llueve, Isabel Nieto Grando




Llueve en la ciudad,
con la serenidad de un pájaro
que perdió el rumbo
y se queda en el árbol
hasta el amanecer.
Llueve mojándonos a todos.

Isabel Nieto Grando


Viajeras, Celia Inés López Morales


VIAJERAS

Gorjeo de flores en el palo borracho de la plaza,
reposan noctámbulas las golondrinas,
sus blancos pechos
iluminan la noche como estrellas fugaces.
hacia qué cielos partirán de madrugada?
absorto en misterio y belleza
un niño se detiene a mirarlas
no les cabe a sus ojos
la inmensidad alada de estas aves sin nido,
nosotros
que tenemos las alas gastadas,
por un momento,
sentimos la sangre agitarse en las venas
y queremos volarnos de nosotros
ser esas golondrinas en bandadas de luz
hacia ignotos cielos.
Cuando partan
dibujarán un boceto en carbonilla con sus cuerpos
volveremos al trabajo
a cumplir los deberes
y al cerrar los ojos llamando el sueño
un fulgor de alas
invitará a apartarnos del frío,
buscaremos una mano compañera
la que más se aproxime a nuestra brújula
para seguir el viaje.
Ellas,
se habrán marchado
lejos
inalcanzables a mis pasos.

CELIA INÉS LÓPEZ MIRANDA

La mujer, Gerardo Molina



La mujer



Señora de perfección,

la mujer de gracia llena,

nos hace pensar que Dios,

no sólo es Dios, es poeta.



Gerardo Molina

Te vas de las manos como el aire, María Luisa Ortiz


Te vas de las manos como el aire
como la espuma que llega a la
playa, y se deshace.
Así, etéreo, sutil, inalcanzable
así eres tú, en el mezquino
relajo de mis sueños.
cuando la noche traviesa, me soborna
invitándome a viajar con su misterio
y me aferro a las alas de la nada,
porque nada, es mi cuerpo en el
desvelo.
ya que cada centímetro de piel
estremecida se funde, en la vana
sensación... de no saberte.

María Luisa Ortiz

Una mujer, Beatriz Tombeur


Una mujer... cinco letras para abarcar un mundo, redondo como el vientre que su horno de pan. nieva su delantal cuando amasa con amor para los suyos. duele la angustia de un niño sin diagnóstico, cuando una mujer alimenta y hace las tareas con sus hijos. es médica,. debe disociarse.
No concilia el sueño cuando un alumno esta en dificultades y busca la magia con olor a tiza para despertarlo al saber. lucha y lucha por los suyos y por los demás. asiste en áfrica a los que nada tienen.
Y ama, ama, hasta entregar su corazón y su vida. una mujer...

Beatriz Tombeur

Silvina, Celia Ines López Miranda


SILVINA
( a Silvina Delfino)

cuando Silvina
entra al fuego de la danza,
vuela y danza .
alas, sus brazos le crecen,
leves sus pies se hacen de aire ,
es que el ángel de la zamba
la atrapa entre los arrestos
y ella se deja llevar
juego de música y versos.
Silvina amarra los sueños
en un giro de pañuelos
secretamente los guarda
en la caja de su pecho.
asoman sus ojos de agua
y seducen tras el velo
del ritmo que embruja el alma
y mueve los sentimientos.
cuando Silvina danza,
sus manos se abren al cielo
cuando danza , su aura asoma
coronando el movimiento
cuando ella danza,
una brasa
se enciende y se queda adentro.

CELIA INÉS LÓPEZ MIRANDA

Añoranzas, Josefina Martínez Godoy


Josefina Martínez Godoy en el 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez" TRaslasierra, Córdoba, Argentina. Octubre de 2017



Añoranzas

Y aquel año Marzo llegó con entusiasmo
En su vientre una semilla germinaba
La bella isla gozaba sus soles, sus lluvias,
La arena vibraba y el mar sus olas levantaba
Las palmeras galantes ofrecían sus frutos
Era marzo, mi marzo, el marzo que adoro
Y llegó el día 20 y casi en equinoccio
Se anuncia con deleite la primavera
Y al iniciar la primavera de aquel año
La eclosión, se abrieron mis ojos a la vida
Hoy celebro alborozada mis primaveras
Desde el balcón florido de mi experiencia
Y agradeciendo a Dios por la vida............


Josefina Martínez Godoy (Ecuador)

Vengo de una mujer, Beatriz Tombeur



VENGO DE UNA MUJER

Vengo de una mujer aguerrida,
Huérfana muy joven!
El amor la sacó
de la soledad.
Con sus manos amasó
un nido
para empollar
seis hijos.
Vengo de una mujer
que amó mucho
Vengo de una mujer que perdió
un hijo y otro fue especial.
Esa mujer conoció el dolor.
pero el nido siempre llenó de alegría.
Vengo de una mujer única
Me dejó su fortaleza,
Me impregnó con sus virtudes.
su entrega a la familia.
Vengo de una mujer que
me enseño el amor, sin medida.
Vengo de su nido tapizado de abrazos
Ella vive en mí
¡Vengo de mi madre, irrepetible!

Beatriz Tombeur (2017)

La palabra, Isabel Nieto Grando



La palabra enmudeció por un momento.
Hay revuelo de átomos azules
un poema en lo alto se diluye
hasta alcanzar la luz que no se apaga.

Isabel Nieto Grando

Juana, Celia Inés López Miranda


JUANA Celia Inés López Miranda

Desde niña, cada vez que pensaba en las partidas, algo extraño, como un ruido sordo, dentro de un baúl, se le manifestaba en el costado izquierdo, justo abajo de las costillas.
Ese algo, le sobrevino aquella mañana que había pensado sería tan común, tan como siempre, así que se quedó en la cama un rato más para ver si se le pasaba la sensación.
Dormitaba cuando sintió el ringstone del celular. Leyó. Entendió. Ahí estaba ese algo...la partida era inminente. Compró el billete desde la computadora. Abrió el cajón de su mesa de luz , tomó el fragmento de dije con media inicial casi borrada, que ahora, era su brújula , lo sostuvo en la mano, con el puño cerrado, casi sintiéndolo latir también entre sus dedos. La calle la esperaba.
Salió. El tiempo era una borrasca, una nube densa de niebla que debía atravesar para llegar puntual a las cinco de la tarde al banco de sangre y de ahí a la oficina de Abuelas, dos horas más. Sintió la soledad .
Al llegar le extendieron un sobre , lo guardó en la mochila...caminó con el corazón acelerado y ese algo sonándole dentro, como si el descubrimiento de quién era, se hubiera transformado en un furioso latido de tambores. Miró el dije , húmedo, en su mano.
Juana, y la que podría llegar a ser, la otra, la sin nombre, tenían esta secreta complicidad. Ambas se medían, se temían, pero convivían en fraterna tolerancia, sabiendo que en algún momento, una, la auténtica opacaría a la otra.
Tocó el timbre del portero eléctrico, ya en el ascensor el sonido de los tambores en su costado se acrecentaron. Abrió la puerta. La saludaron con afecto.
Allí, de pie, frente a ella, estaba esa mujer. Fue una ráfaga. Lo que le garantizaban los resultados del ADN cuando se los leyeron, ya no le hacía falta. El libro de su vida se abría ante ella, en esos ojos, en el modo de sonreír y correrse el cabello del rostro, en esa piel que guardaba aún la tersura de un pétalo.
Se vio en los rayos miel de esa mirada. Se leyó en ella. Era su abuela materna.
De pronto los tambores callaron. Las dos mujeres se fundieron en un abrazo . Juana abrió su mano, y supo al fin que la inicial de su nombre era una V. Tomadas de la mano se encaminaron hacia la salida. Dos mujeres renacidas, descendieron del ascensor, la tibieza del otoño las cubrió, iban firmes, sin prisa, al ritmo de sus corazones, sintiendo el instante de la vida .
La otra Juana, aquella que había llegado ya aturdida por el ruido de los tambores en el pecho, esa, se quedó en el ascensor... por el momento.

Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri