EL BLOGG DEL GRUPO LITERARIO TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO SE ACTUALIZA PERIODICAMENTE. GRACIAS POR VISITARNOS.

Sitio del Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento y su actividad cultural. Manteniendo vivo el legado Oscar Guiñazú Álvarez, para que no se pierda su obra y continúe en el tiempo.Apuntamos a la continuidad como el mejor homenaje a Don Oscar y su obra para que sea algo indeleble a través de los años.Realizamos el encuentro de poetas mas antiguo del mundo, cada año, desde 1962 en forma ininterrumpida nos encontramos en poesía y amistad en Villa Dolores, Traslasierra, Córdoba, Argentina. Todos los jueves llevamos a cabo el tradicional Café Literario, un lugar de encuentro para escritores y lectores. Oscar Guiñazú Álvarez nos dejó en 1996. Y como la institución era él, a quienes quedamos nos costó mantener el fuego. Hoy el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento trabaja intensamente por la cultura. Quienes hemos heredado aquella antorcha, tenemos el honor y el desafío de hacer que su fuego siga brillando.

Para ir agendando: 6,7 y 8 de octubre 2017, 56° Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Alvarez", Traslasierra, Còrdoba, Argentina


Mostrando las entradas con la etiqueta OSCAR GUIÑAZU ALVAREZ. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta OSCAR GUIÑAZU ALVAREZ. Mostrar todas las entradas

Crecida, Oscar Guiñazú Álvarez

CRECIDA

El cinturón brillante que circunda
la cadera gentil del caserío,
no es otra cosa que el temblante río
por el declive, en marcha gemebunda.

Como llamado por la sed, que abunda,
genera al paso algún verdor de estío
y en su cauce hay apenas un desvío
que al “zigzagueo” natural secunda.

No es más que un hilo líquido que canta
cuando de pronto en gravidez se hincha
y un nacimiento atronador, espanta.

Es que la lluvia que arreció a la siesta
dio a luz esta crecida que relincha
y que en los ojos pone asombro y fiesta.

Oscar Guiñazú Álvarez

De Cuerdas tensas Vestal Ediciones (1993) Río Ceballos, Córdoba, Argentina

Música combada, Oscar Guiñazú Álvarez

MÚSICA COMBADA

Asoma
al descuido triunfante de la blusa
una voz prominente que obsesiona.

Asoma
como un canto de luz y terciopelo,
en la garganta ondina de una aurora.

Asoma
un poema redondo y sensitivo,
que rima con un ansia arrobadora...

Asoma
un llamado furtivo a la mirada
inquiriendo el secreto de la ropa.

Asoma...
(Imaginada cúspide encubierta;
un nudo de temblante color rosa...)

Voz de metal de dos campanas combas
que en una fiesta de liviana blusa
asoma.

Oscar Guiñazú Álvarez

De Cuerdas tensas Vestal Ediciones (1993) Río Ceballos, Córdoba, Argentina

Soneto de la desilusión, Oscar Guiñazú Álvarez

SONETO DE LA DESILUSIÓN

Orquesta de cristal de la mañana
entre las verdes ramas del follaje;
el sol que asoma fabricó un encaje
en el lejano azul de filigrana.

El soñado rumor de una fontana
puso un sonoro arpegio en el paisaje;
los dorados ribetes del celaje
me hicieron ver su luz por la ventana.

Dejo el lecho caliente. Y hasta afuera
me dirijo a beber la mañanera
conjunción de perfumes y de notas.

Y pese a que estoy lleno de optimismo
me encuentro con que adentro de mi mismo
están las cuerdas de mi lira rotas.

Oscar Guiñazú Álvarez

De Muestrario Edición Diario Democracia (1947)

¡Silencio!, Oscar Guiñazú Álvarez

¡SILENCIO!

¡Chitón! Callen las fuentes cantarinas
que entre los riscos se deslizan tenues;
callen las hojas sus rumores secos...
       ¡SiIencio...! que ella duerme.

No vibren más las arpas de los pájaros
que en la quietud del campo arborescente
como un salmo, se cuelan por las ramas...
       ¡SiIencio...! que ella duerme.

Enmudezca la lira del poeta
y absorba la quietud todos los seres...
¿No la veis en el fondo del recuerdo?
       ¡SiIencio...! que ella duerme.

Oscar Guiñazú Álvarez

De Muestrario Edición Diario Democracia (1947)

El hechizo de tus ojos, Oscar Guiñazú Álvarez

EL HECHIZO DE TUS OJOS

El hechizo admirable de tus ojos
he de cantar gentil y apasionado
porque lleno de amor y de sonrojos,
al ver tanta ternura, me he quedado.

Corno el pulido lago en plena calma,
llegan las formas a esas flores lilas,
así llega hasta el fondo de mi alma
el celestial azul de tus pupilas.

Me enloquece, me encierra en un mutismo
(como si algo fantasmal tú fueras)
y me conduce el alma al ostracismo
la negrura abismal de tus ojeras.

Y cual lampo que ostenta sus colores
y transita por la bóveda azulada,
así surca el azur de mis amores
la estela juvenil de tu mirada.

Oscar Guiñazú Álvarez

De el amor y el dolor de Eduardo Dawn Edición de autor 1937

Simple descripción, Oscar Guiñazú Álvarez

SIMPLE DESCRIPCIÓN

Sutiles resplandores
en paulatino ascenso
invaden suavemente los minutos.
El perfil de la mesa o la heladera
o el termo frágil que se trata siempre
con tanta suavidad...
                                Todo recorta
impalpable tijera adivinada_
La claridad eléctrica encendida
agota los espacios.
                             Dentro y fuera.
El mate...
El mate compañero acariciado
con amiga ternura...
Por la puerta entreabierta ha penetrado
un «glu glu» monocorde
escapado de un grifo
tras el descuido del reciente aseo.
Todavía en la calle
                               o en el patio
las líneas imperfectas de las cosas.
Mientras aquí...
La fluorescencia luce
una derrota al resto de la noche.
El universo de papeles habla
de proyectos, de esperas, de misterios.

En la acera
sincronizados tacos presurosos
y silbo en el asfalto
de las ruedas de alguna bicicleta.
Mientras tanto
tal vez se enfría el mate compañero
Las sábanas rosadas de la aurora
se tienden en las sogas
                               del momento.



Oscar Guiñazú Álvarez

Clavel, Oscar Guiñazú Álvarez

CLAVEL...

Blanco,
el conjunto de pétalos plurales
del clavel que en mis horas has dejado.

Blanco... blanco...
con la tersura grácil e infinita
de la entrega obsequiosa de tu mano.

Blanco
como este sentimiento que se ahonda
en el mundo intangible de mis cantos

Blanco... blanco
en el descuido de un romance impropio
para entregado al sueño de mis años.

Agoniza el clavel.. .Sin agua el vaso...
Esperanzas diluidas en un mundo
blanco... Blanco... ¡¡¡BLANCO!!!

Oscar Guiñazú Álvarez
De Cuerdas tensas (1993)

Vestal Ediciones (Río Ceballos, Córdoba, Argentina)

¿Que hay?, Oscar Guiñazú Álvarez

¿QUE HAY?

Se abre un interrogante
frente a ti y desde mí.
¿qué hay entre nosotros
que no lo sé decir?
Un vínculo invisible
va y viene y allí
detiene un inexplicable
concepto de sentir.
Yo sé que en lo profundo
insumisamente fui
buscando las razones
en mí y luego en ti.
Un silencio de margen
y de amplitud allí
solamente responde
el cuestionario al fin.
¿Qué hay? es la pregunta
que aflora a mi decir...
¿Qué hay entre nosotros?
si tú lo puedes, di.

Oscar Guiñazú Álvarez
De Cuerdas tensas (1993)

Vestal Ediciones (Río Ceballos, Córdoba, Argentina)

Rafael Horacio López, video del acto homenaje en el centenario del nacimiento del poeta.



A 100 años del nacimiento del poeta Oscar Guiñazú Alvarez, Rafael Horacio López se refiere a él.

Video del acto homenaje realizado por el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento por el centenario del nacimiento del poeta.

Video de Osvaldo Guevara refiriéndose a Oscar Guiñazú Alvarez a 100 años de su nacimiento.


Video de Osvaldo Guevara refiriéndose a Oscar Guiñazú Alvarez a 100 años de su nacimiento. el 3 de junio de 2016 , durante el homenaje realizado por el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca  Sarmiento


Video de Lita Cáceres de López refiriéndose a Oscar Guiñazú Alvarez y su esposa Esther Zárate



Lita Cáceres de López refiriéndose a Oscar Guiñazú Alvarez y su esposa Esther Zárate. Acto homenaje a los 100 años del nacimiento del poeta Oscar Guiñazú Alvarez - 03 de junio de 2016

Un día como este, Oscar Guiñazú Álvarez

Un día como este

Un día como este,
llama a la puerta familiar; con golpes,
la esperada alegría.
Eso sí, para la noche.
La caída postrera...
El almanaque que cumplió su ciclo
y una flamante hoja color rojo...
                            (Es el color festivo)
El año nuevo
ya está andando sus pasos de segundos
tras minutos de ingenuos esperanzas.
Van inundando el aire, campanadas
y estruendos
y coquetas cañitas voladoras
y gritos de entusiasmo
                                     o de los otros
y disparos de corchos,
y rumor de burbujas
y choque de cristales en el brindis.
Un flamante universo rodeando
esta mesa especial de la familia.
Un calendario que perdió el guarismo...
Hay otro en' su lugar
Un año que se fue
                              y otro que vino
anudando la escena con abrazos
y augurios.
Más allá, tras la incógnita del tiempo
se aproxima la sombra
irreversiblemente.


Oscar Guiñazú Álvarez

Pudo más la suerte en este caso, Pablo Mauricio Barattini Vidal

PUDO MÁS LA SUERTE EN ESTE CASO

(A Oscár Guiñazú Alvarez, patriarca
de los encuentros poéticos en America Latina)

Pudo más la muerte en este caso
no me dio tiempo a conocerte,
superior fue el destino
que la suerte,
incluso el azar
se hizo escaso.
Oscár,
el legado que dejaste,
en el alma del pueblo
caló hondo,
de ti me han hablado
hasta en Macondo,
dicen
que venciste a la muerte.
Tu ejemplo
es luz,
es camino, es el puente
que nos une en una misma historia,
hiciste del poema
una gloria
brotando inagotable de la fuente,
los poetas
te decimos hoy presente
y tú,
presente estás en la memoria.


Pablo Mauricio Barattini Vidal

Encierro, Oscar Guiñazú Alvarez

Encierro

Estas horas que abren sus cortinas
y acarician el aire
contemplan la amplitud
                                       (y la persiguen…)
Hace apenas momentos, los descansos,
ceñidos a las sombras,
quieren volverse danza… movimiento…
Mas la noche es tirana.
                                     No permite

encontrar la salida.

Oscar Guiñazú Alvarez

Un día como este, Óscar Guiñazú Álvarez

Un día como este

Un día como este,
llama a la puerta familiar; con golpes,
la esperada alegría.
Eso sí, para la noche.
La caída postrera...
El almanaque que cumplió su ciclo
y una flamante hoja color rojo...
                            (Es el color festivo)
El año nuevo
ya está andando sus pasos de segundos
tras minutos de ingenuos esperanzas.
Van inundando el aire, campanadas
y estruendos
y coquetas cañitas voladoras
y gritos de entusiasmo
                                     o de los otros
y disparos de corchos,
y rumor de burbujas
y choque de cristales en el brindis.
Un flamante universo rodeando
esta mesa especial de la familia.
Un calendario que perdió el guarismo...
Hay otro en' su lugar
Un año que se fue
                              y otro que vino
anudando la escena con abrazos
y augurios.
Más allá, tras la incógnita del tiempo
se aproxima la sombra
irreversiblemente.


Óscar Guiñazú Álvarez


Simple descripción, Oscar Guiñazú Alvarez

SIMPLE DESCRIPCIÓN

Sutiles resplandores
en paulatino ascenso
invaden suavemente los minutos.
El perfil de la mesa o la heladera
o el termo frágil que se trata siempre
con tanta suavidad...
                                Todo recorta
impalpable tijera adivinada_
La claridad eléctrica encendida
agota los espacios.
                             Dentro y fuera.
El mate...
El mate compañero acariciado
con amiga ternura...
Por la puerta entreabierta ha penetrado
un «glu glu» monocorde
escapado de un grifo
tras el descuido del reciente aseo.
Todavía en la calle
                               o en el patio
las líneas imperfectas de las cosas.
Mientras aquí...
La fluorescencia luce
una derrota al resto de la noche.
El universo de papeles habla
de proyectos, de esperas, de misterios.

En la acera
sincronizados tacos presurosos
y silbo en el asfalto
de las ruedas de alguna bicicleta.
Mientras tanto
tal vez se enfría el mate compañero
Las sábanas rosadas de la aurora
se tienden en las sogas
                               del momento.



Oscar Guiñazú Alvarez

Balneario, Oscar Guiñazú Alvarez

BALNEARIO

El agua se abre de brazos frescos
para estrecharme
tras la recién pasada siesta.
El sol dibuja mapas
en las espaldas desnudas.
Traza el aire sus signos peculiares
que acarician la faz de mis anhelos,
entregándome un tiempo generoso
que se queda en mis horas
con la póliza
del abrazo,
del amigo,
del poeta
apretando los puntos cardinales
en un latir de sangres hermanadas.
Hay fundado un “encuentro” que regresa

tras un pulso estival de golondrinas.

Oscar Guiñazú Alvarez

Fiesta, Oscar Guiñazú Alvarez

FIESTA

Tengo el monopolio de esta noche
que llegó hace un par de horas.
La habitación iluminada
hace un contraste
que choca.
Han comenzado a descender las gotas
de una lluvia de otoño
que clava
humedad y tristeza
en el suelo del patio.
Salgo. -
Salgo sigilosamente
a beberme la lluvia
porque me tienta
su monotonía de gasa.
La recojo y la traigo conmigo
hasta adentro »
en sonido y suavidad
que gusto son a son,
sorbo a sorbo.
Fiesta.
(Una orgía de lluvia)
Me ha quedado su música prieta
aquí, adentro.



Oscar Guiñazú Alvarez

La Página Literaria de Gerardo Molina, Diario Hoy Canelones, Uruguay

La Página Literaria de Gerardo Molina, Diario Hoy Canelones, Uruguay

Centenario

Oscar Guiñazú Álvarez

1916- 3 de junio- 2016. Oscar Guiñazú Álvarez nació en Candelaria, San Luis. Excelso poeta provinciano y paladín de la confraternidad americana, fue el artífice de los Encuentros Internacionales de Poetas en Villa Dolores, Córdoba, inapreciable legado que sigue irradiando su luz, y uniendo los pueblos de América desde su célebre consigna POESÍA Y AMISTAD.

“¡Qué oficio tan proclive a la esperanza, este oficio tan mío de maestro!”
Maestro de estirpe almafuertiana, como aquél supo de luces y de sombras, de gloria y ostracismo. En 1934, con su flamante título de Maestro Normal Nacional, convocador de poetas en cierne, comienza a reunirse con otros creadores en su casa y así nacieron la Escuela del Verso y sus primeros trabajos que firmó como Eduardo Dawn.
De allí en más, y durante varias décadas, estoica, valiente, decidida y generosamente-unidos la voluntad y el genio- edificó una obra fermental y luminosa, aleccionante y gigantea, que prodigó su abanico de fulgores hacia los cuatro puntos cardinales, inapagable llama que sabe de ciudades populosas y pueblecitos eglógicos, de olvidados rincones y paisajes agrestes, de acendrados autores y vates incipientes.
¿Y cómo no sentirnos cautivados por aquella personalidad carismática, de humildad franciscana que, como afirma Teresita Gómez Atala “solamente por amor anduvo tiempos y caminos, con el afán de abrazarse con los poetas del mundo”. Fue un grande, un heroico conductor, cuya realización más trascendente, los Encuentros Internacionales de Poetas, siguen venciendo distancias y olvidos. Fraternal y humano, sensitivo y hondo, igual y diferente, en su personalidad se conjugaron magníficamente la bondad y la sencillez, la humildad y la inteligencia, seguro en su objetivo de hacer y dar, con un inequívoco y certero poder de convocatoria.
Oscar Guiñazú Álvarez, un altísimo poeta, cuya entrega a la unión y fraternidad de los pueblos a través de la Poesía, hizo olvidar muchas veces, su inmensa obra de creador y a esa labor de difusión, análisis y revalorización de su poética, se han dado –entre otros- con fervorosa pasión, con justiciero empeño, con tesonero esfuerzo, ilustres docentes argentinos como María Angélica Merele, Herminia Utrera Casalis, Ana María Zanello Muñoz, Anny Guerrini, Susana Lobo, Alicia Quiroga, Jorge Enrique Hadandoniou , Rafael Horacio López y Arnaldo Fourcade.
Decía el español Miguel Hernández. “Los poetas somos viento de pueblo: nacemos para ser soplados a través de sus poros y conducir sus ojos y sus sentimientos hacia las cumbres más hermosas. El pueblo espera a los poetas con la oreja y el alma tendidas al pie de cada siglo”.
Don Oscar es cada uno de nosotros, nos reconocemos en él porque nos entregamos con fervor a los mismos ideales, porque abrevamos en la misma fuente de la amistad, porque somos igualmente devotos de Nuestra Señora, la Poesía, y porque –“queribles Quijotes” como expresara Miguel Ángel Ortiz- nos llaman los encantados caminos de la aventura, de la fraternidad, del ensueño y de la poesía.
La memoria de quien fuera un adalid de la libertad y la democracia se agiganta en el tiempo y enaltece y reafirma valores tan desvirtuados hoy como la familia, la honestidad, el bien, la solidaridad, la justicia. Su figura se eleva a paradigma porque nos enseñó no sólo los caminos de la POESIA y AMISTAD, sino a vivir y luchar sin claudicaciones, a considerar al prójimo sin distinción de credos, dignidades o riquezas, a no arriar –ni aun vencidos- la bandera del ideal y a amar la libertad como uno de los más preciados bienes del hombre.
En estos tiempos de tecnología avasallante, de deshumanización impiadosa, de vértigo y consumismo, si el mundo alcanza su redención y logra salvarse, lo será por la poesía y por la luz inmarcesible que sigue emanando de seres como él. De ahí, la importancia de continuar sus Encuentros y de renovar su voz y su prédica luminosa que, como la de un nuevo Nazareno nos llama y nos dice: “¡Id y pregonad y difundid la Amistad y la Poesía por el mundo!” Que así sea.

Carta al Maestro Oscar Guiñazú Álvarez

I
¡Maestro!...
Un día me trajiste
a tus sierras azules, a tu hogar provinciano.
Nunca sentí en mi frente más honda la Poesía,
ni con unción más viva
el ancestral origen.

Fue tu humildad tan grande
que no cabe en un cielo,
de fulgores que siguen
aureolando las sienes de los vates de América.
¡Qué gloria fue el haberte conocido,
gozar de tu amistad, de tu gesto magnánimo!

¡Patriarca!... ¡Nazareno!...
En tu ciudad serrana, más allá de los Andes
y en tierra de los Incas
nos vieron las estrellas sembrando hasta la aurora
el pan de nuestro Verso.

¡Patriarca!... ¡Nazareno!...
¡Que nadie ose nunca decir que tú te has muerto!

II
“¡Qué oficio tan proclive a la esperanza
este oficio tan mío de maestro!...”:
“Poema de regreso a Anisacate”.
Y es claro... la Poesía es así,
natural, cantarina,
como un río que fluye al pie de la montaña.
Nos aprieta en un lazo fraternal, sin fronteras,
y porque es sentimiento
trasciende las retóricas, las escuelas, los ismos
y ciega a los falsos profetas que la imitan,
la venden, la escarnecen;
y porque es sentimiento, vibración y latido,
y emoción desbordada,
nos invade y conmueve, nos eleva y abrasa,
intemporal y cósmica como una luz mesiánica,
escala de Jacob al infinito.

Y es que los dos sabemos que por ella vivimos
y que nunca del todo, acaso, moriremos
porque siempre hemos puesto el alma en la palabra,
dulce almohada en la paz y bandera en la lucha:
es Verdad y es Belleza y es Amor y es Justicia.

Y es que los dos sabemos que por ella vivimos
Y que nunca del todo, acaso, moriremos.

III
¡Maestro!...
develador de enigmas,
buceador del Misterio,
inmenso y acuciante como un alba de siglos.
Tú que sabes del Canto que perfuma los Vientos,
del Viento que enamora el perfume del Canto,
de valles y de ríos, de cimas y de abismos,
de soles y de sombras,
desde un cielo poeta
-augural y profético-
como un hermano mayor, guíame, Maestro…

IV
Adiós. ¿Adiós? ¿Por qué? Hasta siempre,
cada octubre nos vemos
(y un poco nos quedamos, es imposible irse
del todo de esta tierra,
florilegio de soles eternal de armonías).
El tiempo anda y desanda los mágicos caminos
de tus huestes tan fieles
como cada rosario de estrellas en la noche,
como cada milagro de amor en primavera.
¿Adiós? ¿Por qué? Hasta siempre,
cada octubre nos vemos.
Como una luz mesiánica, intemporal y cósmica,
la Poesía nos llama.
Y es que los dos sabemos que por ella vivimos
Y que nunca del todo, acaso, moriremos.

Gerardo Molina

Mi casa abierta

Poeta:
Mi casa no tiene verja
Porque no quiero
Que detengas tu arribo;
Ni siquiera he buscado
La fidelidad de un perro
Que ladre miedo…

Poeta:
Si llegas de día
Mis brazos se harán boas;
Si de noche,
Tengo siempre un insomnio.
Y a toda hora
El vino añejo de la hermandad.
Mi casa está siempre abierta…
Mi casa no tiene verja,
Poeta.

Oscar Guiñazú Álvarez



Oscar Guiñazú Alvarez a 100 años de su nacimiento



OSCAR GUIÑAZU ALVAREZ

EL PATRIARCA LITERARIO CREADOR DEL ENCUENTRO INTERNACIONAL DE POETAS MÁS ANTIGUO DEL MUNDO EN VILLA DOLORES, CÓRDOBA, CAPITAL NACIONAL DE LA POESÍA Y DE LA INSTITUCIÓN TARDES DE LA BIBLIOTECA SARMIENTO QUE LLEVA YA 58 AÑOS DE EXISTENCIA . ESTE ES UN BREVE HOMENAJE A SU LUZ Y A SU MEMORIA, Y A SU INMENSA OBRA POR LA CULTURA Y LA UNIÓN ENTRE LOS PUEBLOS .

Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento. Más de medio siglo en poesía

A RAÍZ DE NUMEROSAS CONSULTAS QUEREMOS EXPLICAR QUE TODOS LOS POST QUE FUERON SUBIDOS AL BLOG ESTÁN DISPONIBLES A PESAR DE QUE NO SE MUESTREN O SE ENCUENTREN EN LA PAGINA PRINCIPAL. PARA BUSCARLOS PUEDEN HACERLO POR INTERMEDIO DE LA SECCIÓN ARCHIVO DEL BLOG AHI LOS ENCUENTRAN POR AÑO Y MESES RESPECTIVAMENTE. “ETIQUETAS” O "CATEGORÍAS DE TEXTOS PUBLICADOS", O BAJANDO POR LA PAGINA HASTA LLEGAR AL ÚLTIMO TEXTO QUE SE VE Y DONDE DICE ENTRADAS ANTIGUAS DAR CLICK AHÍ SUCESIVAMENTE Y SE CARGARAN TODAS LAS ENTRADAS HACIA ABAJO HASTA LLEGAR AL PRIMER ARCHIVO SUBIDO.

Dejaron sus huellas

José María "Chema" Forte, Madrid, España

José María "Chema" Forte, Madrid, España
Con las antologías del Encuentro Internacional de Poetas Nº 47 Y 48 y con el Libro Presagios de Gabriela Bayarri